Las Siete Maravillas Espirituales


La primera maravilla espiritual del mundo

El diseño más grande del mundo


La historia, o una buena enciclopedia, le podrán contar acerca de las siete maravillas del mundo antiguo, las siete maravillas del mundo moderno y las siete maravillas naturales del mundo. La Biblia le contará que las verdaderas maravillas del mundo son las siete maravillas espirituales.

La primera maravilla espiritual es el diseño más grande del mundo. Las personas que estudian este mundo a través de un telescopio o un microscopio están intrigadas por el diseño y el orden asombrosos que hay en él. El diseño y el orden que vemos en las cosas grandes y en las cosas pequeñas de este mundo son majestuosos, hermosos y complejos. Cuando consideramos el diseño fenomenal del macrocosmos y el microcosmos, se requiere más fe para creer que este mundo simplemente apareció que para creer que hay un Arquitecto y un Creador de todo lo que podemos ver. Las personas de fe creen que el diseño espectacular que observamos en este mundo es la firma de Dios escrita sobre la tela de su creación.

Dios es el Arquitecto y el Creador de este mundo, y también de usted y de mí. Es propio del carácter de Dios que creamos que Él tiene un propósito deliberado para todo lo que diseña y crea. De todo el diseño que hay en el mundo, el diseño más grande del mundo es el diseño único que Dios tiene para cada vida humana individual.

Un diccionario define la palabra "yo" de esta forma: "la singularidad, la individualidad de una persona dada que la hace distinta de toda otra persona." En la Biblia, Jesús aparece haciendo estas preguntas: "¿Qué consigue un hombre si ganara todo el mundo a costa de su verdadero yo? ¿Qué puede dar para volver a comprar ese yo?" El Dios Todopoderoso nos ha creado, a usted y a mí, con una individualidad potencial que puede hacernos diferentes de todo otro ser humano de la tierra. Jesús nos está diciendo que no debemos cambiar nuestro verdadero yo, la identidad que Dios nos ha dado, ni por todo el mundo.

Un indicio de que nuestra individualidad ha sido diseñada y planeada es el hecho de que cada uno de los más de seis mil millones de seres humanos que vivimos hoy aquí en la tierra tenemos huellas digitales, registros de voz y ADN únicos. Hay sesenta mil millones de dedos en la tierra hoy, y cada uno de esos dedos tiene una huella digital única. La profunda afirmación bíblica de que Dios tiene un diseño único para las seis mil millones de vidas que se están desarrollando en la tierra hoy, que tuvo un plan similar para todos los que vivieron antes de nosotros, y que tendrá un plan similar para todos los que nos sigan, es una de las maravillas espirituales del mundo.

Marcos 8:36, 37, Salmos 139:16, Jeremías 1:5, Romanos 12:1, 2

 

 


 


La segunda maravilla espiritual del mundo

El divorcio más grande del mundo


Tal vez usted se esté preguntando: "¿Cómo es posible que exista un Dios, un orden y un diseño, detrás de un mundo como el nuestro, lleno de alienación, divorcios, familias fracturadas, crímenes, homicidios, armas nucleares y biológicas de destrucción masiva, guerras, refugiados, disturbios, enfermedades incurables y problemas desconcertantes y agobiantes que nos confunden y nos abruman completamente? Si Dios tiene un diseño para todo y para todos, ¿por qué está nuestro mundo tan lleno de un sufrimiento que parece haber sido asignado por alguna especie de caos aleatorio? ¿Por qué hay tantas personas en este mundo que sufren y que están deprimidas, confundidas, alienadas, solitarias e infelices?" La Biblia contesta esas preguntas. Usted no encontrará una perspectiva más realista de esta vida ni mejores respuestas a esas preguntas en ningún lugar fuera de la Palabra de Dios.

La Biblia me dice que Dios quiere que viva según su diseño para mi vida, pero también me ha dado la libertad de escoger o rechazar la posibilidad de tener una relación con mi Dios y su diseño para mi vida. Puedo usar esta libertad que Dios me ha dado para seguir mi propio camino egoísta, para hacer lo mío, y para declarar mi independencia de Él. Puedo divorciarme de Dios y de su diseño para mi vida.

La dura realidad de que Dios nos crea con la libertad de tomar decisiones incorrectas y después nos permite divorciarnos de nuestro Creador y de su plan para nuestras vidas, convierte a este divorcio epidémico entre nosotros y nuestro Dios en el divorcio más grande del mundo, y en una de las maravillas espirituales del mundo. La reconciliación de ese divorcio es el tema de la Biblia.

Génesis 3, Isaías 53:6, Juan 3:19, Romanos 1:24, 26, 28, 3:23

 

 


 


La tercera maravilla espiritual del mundo

El dilema más grande del mundo


El Dios revelado en la Biblia, quien es la esencia del amor perfecto, desea ardientemente tener una relación de amor con sus hijos. Sin embargo, este Dios de la Biblia es también un Dios santo, la esencia de la justicia perfecta. Las descripciones bíblicas del carácter de Dios nos dan una norma absoluta con la cual podemos medir lo que está bien y lo que está mal en nuestro mundo. No hay forma en que un Dios amoroso y santo pueda pasar por alto el divorcio más grande del mundo.

Como Dios es el Padre celestial perfecto, en cierto sentido se enfrenta a un dilema que es muy similar al que enfrentan muchos padres. Cuando nosotros, como padres, queremos tener una relación de amor con nuestros hijos rebeldes, ¿cómo les demostramos un amor y una aceptación piadosos e incondicionales sin violar lo que creemos y les hemos enseñado que es lo correcto?

Del mismo modo, ¿cómo puede nuestro Dios, cuyo carácter es la esencia del amor perfecto y la justicia perfecta, responder de una forma que sea coherente con su carácter esencial a nuestra actitud de solicitarle el divorcio? Ese es el dilema más grande del mundo, y una de las maravillas espirituales del mundo.

Génesis 3:8-13, Lucas 15:11-24, Hebreos 12:5-11, Apocalipsis 3:19, 20

 

 


 


La cuarta maravilla espiritual del mundo

La declaración más grande del mundo


La declaración más grande del mundo es la declaración más importante de la Biblia, que proclama la Buena Noticia de que Dios resolvió el dilema más grande del mundo y reconcilió el divorcio más grande del mundo! En el corazón de la Biblia encontrará la declaración más grande de Jesús, quien cuando murió en su cruz era el único Hijo de Dios. Al morir en la cruz, Él estaba ofreciendo la única solución de Dios para el pecado a este mundo pecaminoso, alienado y doliente en general, y la única salvación de Dios a los seres humanos, individualmente y personalmente.

El mensaje de la Biblia es la Buena Noticia de que cuando Jesús murió en la cruz Dios hizo algo que era coherente con su amor perfecto y su justicia perfecta. Cuando Jesús murió en la cruz, Dios cargó sobre su único Hijo amado todo el castigo que los seres humanos merecíamos debidamente por nuestros pecados. De esta forma, Dios ejerció y satisfizo su justicia perfecta. Dios ciertamente expresó su amor perfecto cuando Jesús murió en la cruz y, sobre todo, al morir en la cruz, Él nos dio a todos acceso a la única forma en que podemos reconciliarnos de nuestro divorcio con Dios.

Esta es la forma en que Jesús comunicó el corazón y la idea central de su gran declaración: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." La declaración más grande del mundo convierte a la cruz de Jesucristo en la maravilla espiritual más importante del mundo.

Juan 3:14-21, Mateo 20:28, Isaías 53:5, 1 Pedro 2:24, 2 Corintios 5:18-21

 

 

 


 


La quinta maravilla espiritual del mundo

La decisión más grande del mundo


Jesús puso en perspectiva la decisión más grande del mundo para nosotros cuando nos dijo a cada uno que debíamos creer personalmente en la declaración más grande del mundo. Inmediatamente después de proclamar que Él era el único Salvador de Dios, y hablando de sí mismo, Jesús dijo: "El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído... Y esta es la condenación..."

La decisión de creer en la declaración más grande de Jesús tiene que ser la decisión más grande del mundo porque, según Él, si creemos en su declaración hemos resuelto el problema de nuestro pecado que nos divorciaba de Dios. Sin embargo, si no creemos en Él, somos condenados. Somos condenados precisamente porque no creemos en la Buena Noticia que fue proclamada por Jesús. Si la decisión que tomamos de creer en la gran declaración de Jesús es la diferencia entre nuestra condenación eterna y nuestra salvación, entonces esa decisión de creer o no creer es la decisión más grande del mundo, y una de las maravillas espirituales del mundo.

Juan 3:16-19, 1:12, Hechos 16:30-32, Romanos 10:9-10

 


 


La sexta maravilla espiritual del mundo

El derrotero más grande del mundo

Si usted me está siguiendo en la lógica, es muy probable que se esté preguntando: "¿Cómo puedo saber cuándo he tomado la decisión más grande del mundo?" Jesús contestó esa pregunta por usted cuando pronunció esta palabra: "Sígueme." El espíritu del pacto con el que Jesús desafió a los que decían creer en Él era: "Sígueme y te haré..." En esencia, Jesús estaba diciendo: "Sígueme. Esa es tu parte. Yo te haré. Esta es mi parte. Tú sígueme. Esa es tu responsabilidad. Yo te haré. Esta es mi responsabilidad." Esas breves frases son mi paráfrasis del contrato verbal con el cual Jesús dio inicio al viaje espiritual de fe de aquellos que lo siguieron.

Cuando usted toma la decisión de creer y asume el compromiso de seguir a Jesús, si alguien pudiera mostrarle lo que estará haciendo dentro de veinte años, se llevaría una gran sorpresa. Lo que puede parecerle imposible en el punto de partida de su viaje de fe es posible porque Jesús siempre cumplirá su parte cuando usted cree en Él y asume el compromiso de convertirse en un verdadero discípulo de Jesús y seguirlo.

Cuando las personas que dijeron a Jesús que creían en Él oyeron esa palabra y consideraron el pacto con el que los desafiaba, pronto descubrieron que seguir a Jesús significaba que tenían que apartarse de sus pecados, que debían entregarle sus vidas incondicionalmente, y que luego debían seguirlo. Muchas de las personas que dijeron a Jesús que creían en Él no estaban dispuestas a validar su fe entregándose incondicionalmente a Él ni estaban dispuestas a seguirlo según sus condiciones.

Sin embargo, la minoría comprometida que sí asumió el compromiso de creer y seguir a Jesús también descubrió algo. Los auténticos discípulos de Jesucristo hicieron el emocionante descubrimiento de que seguir a Jesús daba significado, definición, dirección, propósito y valor a sus vidas. Las personas que dicen creer en Jesús y que están dispuestas a asumir el compromiso de seguirlo siempre descubrirán que el derrotero de seguirlo es el derrotero más grande del mundo. Si usted observa cuidadosamente los cambios dramáticos en las vidas de los que profesan creer y verdaderamente siguen a Jesús, y la falta de cambio en las vidas de los que profesan creer pero no lo siguen verdaderamente, le resultará obvio que el derrotero de seguir a Jesús es otra maravilla espiritual vital del mundo. El derrotero más grande de su vida será el derrotero de seguir a Jesús.

Mateo 4:19, Apocalipsis 1:5, 6, Juan 8:30-35, Lucas 5:1-11

 


 


La séptima maravilla espiritual del mundo

La dinámica más grande del mundo


Si bien la muerte de Jesucristo es la maravilla espiritual más importante del mundo, la verdad más emocionante acerca de Él en el Nuevo Testamento es esta misma Buena Noticia que, según el libro de los Hechos, fue predicada por todos los apóstoles: ¡Jesucristo resucitó de los muertos!

El Cristo resucitado vive en sus verdaderos discípulos. Él es el responsable de todos los cambios en sus vidas. El Cristo viviente es también la Fuente de Poder, el responsable del impacto y la influencia de sus discípulos en todo el mundo y en cada generación. El Cristo resucitado, que vive su vida en y por sus verdaderos discípulos, es la Dinámica más grande del mundo. ¡El hecho de que el mismo Cristo resucitado quiera vivir su vida en y por personas como usted y yo hoy es una de las grandes maravillas espirituales del mundo!

Según Jesús, aquellos que experimentan esta gran Dinámica han "nacido de nuevo." Si usted no ha nacido de nuevo, tome la decisión de creer en Jesucristo y asuma el compromiso de dirigirse en el gran derrotero de seguir a Jesús, que es la parte que usted debe hacer. Cuando dé estos dos pasos importantes, descubrirá que el Cristo resucitado y viviente dirigirá entonces su vida, que es la parte y la promesa de Él. Entregue su vida a su control y a su dirección. En su tiempo, y en su forma, usted nacerá de nuevo. También recobrará ese gran diseño que Dios siempre ha deseado para su vida. Para usted, ese diseño es el diseño más grande del mundo.

Cuando usted asuma el compromiso de creer y seguir a Jesús, y cuando usted viva su vida según el diseño que tiene Dios para su vida, no habrá nadie en la tierra como usted. La vida que viva como seguidor de Jesucristo se destacará por una diversidad hermosa. La belleza de la diversidad de su nueva vida en Cristo sobrepasará en mucho la hermosa diversidad de sus huellas digitales, su registro de voz o su ADN.

¿Quiere nacer de nuevo? ¿Está listo para tomar la decisión más grande del mundo y creer en la gran declaración de Jesucristo? ¿Está dispuesto a entregarle su vida incondicionalmente? ¿Ha decidido que ahora quiere asumir el compromiso de comenzar a moverse en la dirección de seguir a Jesús? Si quiere comenzar su viaje espiritual de fe con Jesús, haga la siguiente oración a Dios, sinceramente y desde su corazón:

 

 


 


Oración de Compromiso:

"Amado Padre celestial, confieso que soy un pecador y confío en tu Hijo, Jesucristo, para que sea mi Salvador. Pongo toda mi confianza en su muerte en la cruz para el perdón de cada uno de mis pecados. Ahora renuncio y me alejo de todos mis pecados. Quiero reconciliarme de mi divorcio de Ti. Aquí mismo y ahora mismo, declaro que Jesucristo es mi Señor y Salvador, y entrego mi vida incondicionalmente a su control y dirección. Pon mi vida en una alineación perfecta con ese gran diseño que siempre has querido para mi vida. Ayúdame a seguir a tu Hijo, Jesucristo, a confiar en su poder y autoridad y a vivir para tu gloria. Gracias por proveer una salvación tan grande y eterna para mí. Amén."

Juan 3:3-8, 1:12, 13, 1 Pedro 1:22-3:3, Filipenses 1:6, 2:13, Efesios 2:8-10

Si usted ha repetido esta oración, dígaselo a alguien y luego póngase en contacto con nosotros. Tenemos más literatura útil que lo ayudará al comenzar su viaje de fe siguiendo a Jesucristo.

Hechos 2:21, Romanos 10:8-13

                                                                                                                  

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar